Reunión OIT: el presente y futuro de la Protección social en América Latina

El pasado 22 de agosto, la Coordinadora participó de un encuentro encabezado  por miembros de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), en la que se presentó un informe sobre la Protección Social en América Latina y Caribe, en lo que refiere componentes contributivos y no contributivos.

Las disertaciones estuvieron a cargo de José Manuel Salazar, Director Regional de la OIT para América Latina, y de Fabio Bertranou, Director del Equipo Técnico. Ambos compartieron diferentes datos, concluyendo que la Argentina está posicionada en un sector bastante amplio en cuanto a políticas no contributivas.

Además, se analizaron los desafíos de nuestro país en torno a las políticas públicas. De esta charla estuvieron encargados  el colombiano Javier Uribe, y Ana De Mendoza, Directora de Junta del UNICEF. Durante su exposición, los especialistas  abordaron la temática de los adultos mayores y los desafíos en relación al futuro.

A modo de ejemplo, el Dr. Uribe comentó que para  el año de 2030, en Chile va a haber dos mayores de 18 años por cada mayor de 80. Por lo tanto, esas dos personas van a tener que elegir quién trabaja y quién cuida al adulto mayor. “El tema de las migraciones entre países y la protección social para el adulto mayor es algo que preocupa. Todos los gobiernos se han interesado por programas maternos infantiles, y no hay cátedras de geriatría en las universidades”, explicó el Secretario General Alterno, Jorge Paniagua, presente en la reunión.

Ante esta problemática, el Dr. Uribe también comentó el caso de Japón, que otorga visas para inmigrantes cuidadores de personas. “La persona que se presenta con esa visa es exclusivamente para el cuidado de adultos mayores. El día que deja ese trabajo tiene que volverse a su país de origen. El problema lo están atacando de esa forma”, explicó Paniagua.

Los expositores aseguraron que, para la mayoría de los países, todo aquello vinculado a protección social va en contramano con lo que es la recaudación fiscal, de modo que es entendido como un gasto. En ese escenario, y como contraposición a esta tendencia,  destacaron el caso de PAMI, como una de las pocas entidades globales públicas de atención a los adultos mayores.

Cerca del cierre, se generó un debate acerca de cómo financiar la Protección Social de adultos mayores, algo que no sucede en casi ningún país. En esta línea, muchos sostuvieron la idea de que los presupuestos nacionales deberían contar con una partida que aseguren la protección de este sector.