Participamos de la reunión de la AISS en Uruguay

Organizado por el Banco de Previsión Social de Uruguay y desarrollado en su auditorio, el encuentro con la participación de representantes de instituciones de Argentina, Uruguay, Paraguay, Perú, Chile, Costa Rica y Guatemala. En representación de nuestra Coordinadora, asistieron el Secretario Alterno Primero, Cdor. Jorge Paniagua, Laura Sequeira y el Cdor. Román Mikota, quienes participaron de este encuentro, cuyo objetivo fue la revisión y análisis de las Directrices de la AISS y la OIT sobre el Trabajo Actuarial para la Seguridad Social. La actividad fue moderada por Mariano Brener, Coordinador Regional para las Américas de la AISS.

En el Taller se analizaron las directrices que comprenden: Valuación de los regímenes de seguridad social; Gestión operativa de los sistemas de seguridad social; Cuestiones de inversión, Informes, comunicación y divulgación; Gestión y análisis de los riesgos; Cuestiones reglamentarias, normas y orientación profesional; Cuestiones de política y estrategia; Pericia actuarial, dotación de personal y formación dentro de la institución de seguridad social.

La jornada inició con presentaciones de las instituciones presentes, en nuestro caso Laura Sequeira fue la expositora. A continuación, bajo la conducción de quien tiene a su cargo el Dpto. Actuarial del Banco de Previsión Social, se discutieron cada una de las Directrices para luego reunirse en cinco grupos de trabajo que prepararon y desarrollaron distintos proyectos que hacían necesario un estudio actuarial. Cada grupo designó a un relator que expuso el trabajo y recibió comentarios a favor y en contra del proyecto por parte de otros grupos que iban rotando de mesa en mesa. En el caso de los representantes de la Coordinadora, fue insistir en la necesidad de que todas las Cajas cuenten con estudios actuariales. Una sugerencia de los actuarios fue que para poder obtener una comparabilidad de todos los regímenes, fuera la Coordinadora la que sugiriera a determinados actuarios de forma tal de saber que todos los actuarios tuvieran la expertice suficiente para trabajar en fondos de pensión.