¿Cómo actuaron las Cajas para Profesionales en el contexto de COVID?

Recientemente realizamos un relevamiento entre las Cajas miembro de la Coordinadora para conocer de forma cuantitativa la respuesta que habían tenido las organizaciones ante la pandemia.

Queremos compartir algunos datos que surgen de este trabajo, del que participaron más del 70% de las Cajas miembro.

A nivel general podemos ver que más del 95% de las Cajas adoptaron medidas extraordinarias, en su mayoría (72%) relacionadas al diferimiento del pago de aportes previsionales y en muchos otros casos generando líneas de préstamos blandas con tasas subsidiadas. En aquellas Cajas que cuentan con sistemas de salud propios para sus afiliados, además las medidas generalmente incluyeron eximición de pago de la cuota de la obra social, incorporación de nuevas coberturas vinculadas con COVID (análisis para detección de la enfermedad) y líneas de subsidios especiales para afiliados afectados por la enfermedad.

Esto claramente supuso un mayor uso de fondos de las entidades, pero sin embargo se pudieron mantener al día el pago de los beneficios en todos los casos.

Claramente que aquellas entidades más consolidadas en el tiempo y con mayor cantidad de prestaciones que afrontar (seleccionando las 5 Cajas participantes que cuentan con más de 3 mil beneficiarios) debieron recurrir al uso de sus reservas para hacer frente al pago de las obligaciones previsionales y gastos de administración. Si bien en estas Cajas el nivel de morosidad aumentó, en todos los casos se pudo disponer el incremento del monto de los haberes (u ofrecer refuerzos a lo largo del año), sin incrementar las obligaciones previsionales en la mayoría de los casos.

La situación es bastante distinta si analizamos aquellas Cajas más Jóvenes, que cuentan con menos de mil beneficiarios (38 sobre 57 que contestaron, el 66%.) El 76% de estas Cajas cuenta con un haber jubilatorio básico que supera el haber mínimo de ANSES ($19.035,29), y pese a haber tenido que incrementar el monto de los aportes para compensar el aumento de los haberes, 11 de ellas debieron incluso recurrir a sus reservas para hacer frente a las obligaciones.

Morosidad y pago de prestaciones

Ante la reducción de las posibilidades laborales de la mayoría de los profesionales nucleados en Cajas de Previsión, fue bastante previsible un aumento en la morosidad en el pago de aportes. Sobre las Cajas relevadas, el 78,95% incrementó su nivel de morosidad durante 2020. Igualmente, sobre el total de Cajas que debieron enfrentar esta situación (45), el 86% igualmente mantuvieron los incrementos en los montos de los haberes. Aquellas instituciones que no pudieron hacerlo, generalmente fue debido a que las normativas vigentes exigían una aprobación a través de instrumentos que no podrían desarrollarse durante la pandemia (asambleas de afiliados, por ejemplo). Es importante destacar que sobre las entidades que sufrieron morosidad, pero aun así incrementaron los montos de los beneficios, más del 30% lo hizo sin efectuar ningún incremento sobre el monto de los aportes previsionales, y como vimos anteriormente, diseñando además, instrumentos que permitieran acompañar a sus afiliados mediante préstamos, subsidios o facilidades de pago.

Administración “virtualizada”

La necesidad de continuar brindando una gestión eficiente y la imposibilidad de hacerlo de forma presencial, de alguna forma “obligó” a las instituciones a encontrar formas alternativas de continuar gestionando. Sus autoridades no solo comenzaron a reunirse de forma virtual, sino que el ingreso y tramitación de expedientes previsionales también debió hacerse totalmente on line.

El 98,25% de las Cajas relevadas en nuestra encuesta pudieron adaptarse sin problemas, resolviendo las necesidades de sus afiliados. Lo contrario sucede cuando analizamos el desarrollo de otro tipo de situaciones, como por ejemplo el desarrollo de elecciones o asambleas. En este caso, el 75,44% de las Cajas que tenían previsto desarrollar estas instancias durante 2020 debieron suspenderlas, de ellas, el 88% tiene previsto realizar elecciones/asambleas virtuales o presenciales antes del 30 de junio de 2021.