Adultos mayores y el aislamiento

Recientemente el Arq. Gustavo Beveraggi participó del panel “Una mirada sobre la situación de los adultos mayores en aislamiento” que se desarrolló dentro del Pre Congreso Mundial de Gerontología y Geriatría. En su presentación resaltó que “la gerontología y la previsión social son parientes cercanos” y expresó su agrado en participar en una propuesta de conferencias donde desde dos puntos de vista se abordara esta problemática puntual.

En primer lugar expuso la Lic. Gabriela Groba, quien actualmente se desempeña en la Regional Cono Sur de la Organización Iberoamericana de Seguridad Social, y es Directora del Ciapat, Centro Iberoamericano de Autonomía Personal y Apoyo Tecnológico.

Su charla puso énfasis en la necesidad de afrontar el aspecto psicológico de la sociedad sometida al aislamiento, porque los mayores conviven en la experiencia de aislamiento que todos estamos transitando, con estereotipos negativos como discriminación dirigismos y edadismos que se creían superados. “Convivimos, naturalizamos e invisibilizamos la situación por la que transitan las personas mayores hoy en día”, aseguró, a la vez que ejemplificó el abordaje de los medios de comunicación sobre la situación: “A partir de distintos estudios que se dieron en países como España, Chile, Argentina, etc. sobre cómo eran las representaciones de la vez en los medios de comunicación en esta etapa, y lejos de poder brindar los medios una imagen de la vejez más acorde a los tiempos que corren, los cierto es que reforzaban estereotipos negativos haciendo foco en la fragilidad y rol familiar de personas mayores”.

La disertante además compartió algunos conceptos vinculados con la utilización de productos, programas y complementos de apoyo tecnológico de uso cotidiano que generan condiciones inclusivas para los adultos mayores.

A su turno, el Dr. Eugenio Semino puso énfasis en La comunidad geriátrica, ese mundo desconocido de mitos, temores y amor. La pandemia -dijo- corrió el telón de la sociedad, dejando los vicios y maquillajes que disimulaban la realidad compleja y mostró la evidencia de una extrema debilidad de los liderazgos que han perdido la dimensión filosófica del humano.

También hizo hincapié en el rol de las mujeres en el cuidado de las personas mayores: “Machacamos sobre evitar la discriminación y el edadismos, pero las repuestas que damos como sociedad son las mismas de 30 o 40 años atrás, porque la única alternativa de cuidados en la asistencia familiar sigue siendo la mujer, que termina siendo criminalizada por el deterioro de aquel a quien cuida”.